Beneficios fiscales y empresariales para las energías renovables.

En la actualidad uno de los retos a los que se enfrenta la humanidad es la de la contaminación, este problema ha generado que en años recientes el crecimiento de las energías renovables haya sido exponencial. Muchos países a lo largo del mundo han empezado a mirar a este tipo de energías como fuentes alternas a los hidrocarburos, volviéndose piedra angular para resolver este problema.

Un claro ejemplo es el de Noruega que de acuerdo con Forbes (2015) el 65.5% de la capacidad de generación de energía viene de las energías renovables, una de sus principales estrategias fue que, en lugar de utilizar combustibles fósiles para generar energía, decidió exportarlos a otros países y usar los beneficios para construir sus propias centrales hidroeléctricas, invirtiendo más de 3,000 millones de dólares en el 2015 (CNBC, 2015).

En México, la cultura de las energías renovables ha empezado a crecer en los últimos años siendo la Reforma Energética uno de los principales detonantes. Pero, ¿Cuál fue el principal cambio que generó esto? La elevación a rango constitucional el término sustentabilidad, siendo este uno de los criterios bajo los cuales se apoyará e impulsará a las empresas de los sectores social y privado; siendo esta reforma una impulsora de energías renovables, desarrollo sustentable y el cuidado del medio ambiente.

Todo anterior tiene su origen en los compromisos que México tiene a nivel internacional con el tema del cambio climático, no entraremos en detalles pero si es importante mencionar que desde el Acuerdo de París en 2016 nuestro país se comprometió a acelerar el uso de energías renovables e incrementar los mecanismos de eficiencia energética.

Y como empresarios o dueños de una asociación civil nos preguntamos ¿Como nos apoya el Gobierno Mexicano para incursionar en temas de energía sustentable o renovable?.

Primero debemos entender el término de energía renovable la cual se define como el tipo de energía que puede obtenerse de fuentes naturales virtualmente inagotables ya que contienen una inmensa cantidad de energía o pueden regenerarse naturalmente (Muñoz, Muñoz & Portillo; 2013) y lo más importante, no liberan emisiones contaminantes.

Ahora bien, en México el Gobierno Federal apoya a pequeñas, medianas y empresas grandes, así como, cualquier otra persona que pague impuestos en el país para que utilicen equipos que generan energías renovables, así podrán obtener un gran beneficio fiscal en su próxima declaración de impuestos gracias a la compra de estos sistemas de energía alternativa.

Dentro del Artículo 34 fracción XIII de la Ley del ISR (LISR), nos especifica que existe una

deducción de impuestos al 100% en la compra de maquinaria y equipo utilizado en la generación de fuentes renovables o cogeneración de electricidad eficiente; es importante mencionar que será aplicable siempre y cuando la maquinaria y equipo se encuentren en operación o funcionamiento durante un periodo mínimo de 5 años inmediatos siguientes al ejercicio en el que se efectúe la deducción, salvo en los casos a que se refiere el artículo 37 de esta Ley.

Del mismo modo dentro del Artículo 77-A de la LISR se contempla la creación de una cuenta de utilidades por inversión en energías renovables (CUFIN VERDE) en donde: las personas morales que se dediquen exclusivamente a la generación de energía proveniente de fuentes renovables o de sistemas de cogeneración de electricidad eficiente, en el ejercicio en que apliquen la deducción prevista en el artículo 34, fracción XIII de la LISR, que se calculará en los mismos términos que la cuenta de utilidad fiscal neta prevista en el artículo 77 de dicha Ley. La cual será adicional a la que cualquier empresa tiene para contabilizar montos de ISR o perdidas fiscales.

Estas dos modificaciones a los artículos de la LISR son los más atractivos para empresarios y personas morales que deduzcan impuestos, por lo que la implementación de energías renovables se proyecta como una alternativa tanto como para cuidar el medio ambiente como para efectos fiscales.

¡Hoy es un buen día para considerar las fuentes de energía renovables!

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestroNewsletter