5 puntos para entender la Reforma Energética… (y no morir en el intento).

De acuerdo con el Gobierno de la República (2018), la reforma energética ayudará a México a aprovechar sus recursos naturales con apego a los principios de soberanía nacional eficiencia económica y beneficio social.

Sin embargo esta explicación es más compleja de lo que parece debido a los cambios que se realizaron en tres artículos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos en materia energética (específicamente los artículos 25, 26 y 28) y aunque nos gustaría hablar a detalle de cada uno de estos cambios, esta vez nos centraremos en el tema que más nos interesa: la reforma energética en materia de electricidad, con base en una publicación realizada por la firma Santamarina y Steta (2014) podemos identificar cinco puntos importantes, los cuales te los describimos a continuación:

Recursos Naturales

1. Generación y comercialización de energía eléctrica.

Básicamente este punto nos habla de el “monopolio” en el que se encontraba funcionando la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ya que esta paraestatal controlaba toda la cadena de actividades que tenían que ver con la energía eléctrica; desde su generación hasta su distribución y transmisión; teniendo como resultado grandes retos y áreas de oportunidad en torno a su eficiencia y su productividad (esto quiere decir que se encontraba abarcando mucho y apretando poco).

Con la reforma energética se previó que el sector privado participe de forma activa en dos de sus eslabones de la cadena productiva: la generación y la comercialización de energía eléctrica, lo anterior y de acuerdo con el Gobierno de la República (2015) “permitirá dar un paso decidido rumbo a la modernización del sector energético de nuestro país, sin privatizar a las empresas públicas dedicadas a los hidrocarburos y a la electricidad”.

2. Transmisión y distribución de energía eléctrica.

Como se menciono en el punto anterior, los particulares podrán participar en ciertas actividades dentro de la cadena de producción y distribución de la energía eléctrica, sin embargo la CFE seguirá siendo la entidad rectora para las empresas privadas que decidan participar en esta nueva carrera.

Antes de la Reforma Energética, la CFE llevaba a cabo todas las actividades para que la luz electriza llegara a los hogares mexicanos, después de la Reforma Energética los particulares pueden intervenir en actividades de transmisión y distribución conjuntamente con la CFE, a través de esquemas contractuales.

Teniendo como resultados la generación de nuevos mercados y oportunidades de inversión que en teoría derivarían en mejor infraestructura y, consecuentemente, en un servicio público de energía eléctrica más eficiente, bajo la rectoría del Estado.

3. Contratos relacionados con la infraestructura eléctrica.

Existen varios objetivos que se plantaron para la presente Reforma, entre ellos podemos mencionar el de “atraer inversión al sector energético mexicano para impulsar el desarrollo del país”. Con la realización de esta reforma se espera que los particulares encuentren atractivo invertir en el sector energético y de esta manera puedan participar en actividades de financiamiento, mantenimiento, gestión, operación y ampliación de la infraestructura eléctrica.

4. Centro Nacional de Control de Energía (CENACE).

El CENACE, actualmente adscrito a la CFE, se convertirá en un organismo público descentralizado, que continuará a cargo del control operativo del Sistema Eléctrico Nacional (SEN), a fin de que sea un tercero imparcial, y no la propia CFE, quien opere el mercado eléctrico mayorista, garantizando el acceso abierto al SEN, tanto para transmisión como para distribución de energía eléctrica.

5. Impacto en energías renovables

Si bien la Reforma no tiene como objetivo central la promoción de energías renovables, los cambios que contempla deben generar un impacto significativo en el desarrollo de dicho sector ya que se prevén mecanismos que permitirán a pequeños generadores producir electricidad con fuentes renovables en sus casas u otros edificios y vender su producción a los suministradores a cambio de contraprestaciones reguladas, o bien, precios de mercado.

En otras palabras la liberación de actividades del sector energético impulsan el desarrollo de proyectos de energía renovable ya que con un esquema más flexible, se puede generar y entregar energía libremente a personas físicas y morales.

De acuerdo con Santamarina y Steta (2014), la participación de energías renovables ha aumentado del 4% al 8%, por lo que se estima que el ritmo de crecimiento sea mayor una vez que los nuevos esquemas sean implementados en forma definitiva. Aunado a lo anterior, se eleva a rango constitucional el término sustentabilidad como uno de los criterios bajo los cuales se apoyará e impulsará a las empresas de los sectores social y privado. Se adiciona la promoción de la competitividad e implementación de una política nacional para el desarrollo industrial sustentable.

 

Es por lo anterior que al día de hoy, generar una estrategia de energía sustentable en tu empresa (del tamaño que sea) aprovechando las reformas estructurales puede ayudarte a general un valor agregado a tu marca y de paso, ahorrarte algunos miles de pesos.

Fuentes:

Gobierno de la República
Forbes
Santamarna y Steta

Déjanos un comentario

Suscríbete a nuestroNewsletter